viernes, 2 de diciembre de 2016

Ya ves...

Vengo de uvas a peras, pero vengo, que es lo importante. No creáis que no aparezco por aquí porque no quiero, el problema es que no tengo ni un minuto libre.

A la asombrosa/dura/increíble/horrorosa/fantástica/puta vida de opositor debéis añadirle un trabajo (como ya sabíais) y ENCIMA (que no debajo) una reforma. Si majos, una reforma de tirar ventanas/paredes/puertas/azulejos/suelos y todo lo que al profesional de la construcción se le ponga por delante, así que cuidadito, no os pongáis delante de él, jajaja #risa

El caso es que llevo ya 10 días que no se si vivo en Villarrobledo-Albacete-SanClemente y tengo que parar a pensar durante unos segundos y mirar a mi alrededor para ver donde me encuentro.

Total, que me enrollo como las persianas para contaros algo que igual muchos ya sabéis, o que igual no, ea. Los que me conocéis sabéis que siempre he sido una persona pegada a una cámara ya sea de vídeo, fotos, goPro o incluso la del móvil (que siempre la tenemos a mano y disponible)Así que hace un par de semanas decidimos perdernos por la maravillosa Manchuela de Albacete y yo, con mis cámaras en mano, me dediqué a inmortalizar todo el fin de semana completo. 

He de deciros que he disfrutado mucho editándolo después, porque soy tan rematadamente tonto que no alcanzo a recordar todas las idioteces que hago o digo a lo largo del día. También tengo que recalcar que las compañeras de viaje que me eché hicieron que todo fuera mucho más fácil y el material que recopilé fue maravilloso.

Después de quitar y poner un mogollón de cosas no había manera de reducir el vídeo a menos de media hora de duración. Así que como no quería ser pesado con el mundo (es decir, vosotros) decidí guardarme ese vídeo (para nosotros) y hacer un corta/pega, rollo tráiler, que dura un par de minutitos, porque lo bueno, si breve, dos veces bueno, y no puedo estar más contento.

Todo lo hago por y para ustedes, para que disfrutéis viéndolo, para que os riáis y sobre todo, para que el ratito que estáis leyéndome o, en este caso, viéndome, os olvidéis del mundo loco en el que vivimos lleno de crisis/política/muerte/accidentes/ydemáspenurias


Besis, guapis :_)


jueves, 27 de octubre de 2016

¿Y hoy qué?

De esto que te levantas por la mañana temprano, después de haber podido dormir, aunque parezca mentira, tus 8 horas del tirón (yo las necesito porque si no, no puedo con la vida y no siempre puedo permitirme hacerlo) y todavía estoy cansado...

O preocupado, quizás. La vida del estudiante tiene muchas cosas buenas, pero también tiene sus cosas malas. No recordaba los agobios, la indecisión, las dudas y las preocupaciones que conlleva. Probablemente yo lo multiplique por 100 o por 1.000, debido al alto grado de responsabilidad que tengo (y que intento remediar y mucho) y eso hace que todo se magnifique.

A todo esto hay que añadir que además tengo un trabajo a tiempo parcial, con su respectiva organización (necesaria para que todo fluya) además de reuniones varias y quebraderos de cabeza... Y es que ¡hoy voy como una moto!

Entre estudios y repasos, me ha dado tiempo a desayunar dos veces, a poner dos lavadoras, a pasar la mopa, a repasar las ventanas... Y el gato me mira pensando: "ya está el loco de la colina con el trapo en la mano, que pare YA ¡me pone la cabeza loca!" mientras lo veo tumbado junto al radiador viviendo la vida loca, como diría Ricky Martin...

¡Ay Ricky Martin! Eso me hace recordar que en el fondo estoy más solo que la una, y que queréis que os diga, uno necesita un poco de relax de vez en cuando, no se si sabéis a lo que me refiero ejem, ejem... (¡ups!, corramos un estúpido velo) El otro día me decían que soy un triste por ir solo al cine, ¿un triste yo? Perdona, pero soy la alegría de la huerta aunque siga soltero (no sabéis lo que os estáis perdiendo) yo y mi continua publicidad hacia mi persona, ¡JA! Total, que soy un #megafanmáximo de Dan Brown y de sus libros y como no, de Tom Hanks (o del profesor Langdon como prefiráis llamarlo), y decidí que quería aprovechar #lafiestadelcine sí o sí, y no me lo pensé. Yo y yo mismo nos fuimos a disfrutar de un rato de paz maravilloso, y os lo recomiendo. Deberíais probar alguna vez ir al cine solos. 

¡Ay qué bien! Escribiros me relaja, decir cosas sin ton ni son trae calma a mi vida y este rato que he dedicado aquí ha hecho que me olvide de otras cosas. Y ya está.

Gracias y besis
Mr. Horrible = )

jueves, 13 de octubre de 2016

Qué hacer un jueves por la tarde...

Me encanta empezar siempre escribiendo los posts sin título, porque como no se que chorrada(s) voy a poner pues como que luego cuando lo acabe (y lo lea 1.000 millones de veces mínimo) ya se me ocurrirá uno. Así que otra semana más acaba y yo pienso: 

"¿dónde pijo está mi semana? ¡No me ha dado tiempo a hacer nada!" 

...y como si de un bucle infinito se tratase una semana detrás de otra, ¡no aprendo nunca! Empiezo las semanas con calma pero sin pausa y las termino sin calma y sin pausa porque cuando menos te das cuenta, ¡zas! Es domingo, estás cenando y en cuanto te acuestes, te tienes que levantar y tienes que afrontar una nueva semana desde el principio. 

Total, que aquí me tenéis, encontrando un hueco para sentarme y escribir esta chorrada, después de:

  • Limpiar lo que ve la suegra
  • Poner doscientas lavadoras con toda la gama cromática bien separada
  • Preparar cantidades ingentes de comida y tener que sumergir la Thermomix en hielo para enfriarla porque menudo tute la pobre
  • Almacenar dicha comida en tuppers porque yo soy muy "apercibío"
  • Estudiarme QUINIENTAS LEYES / ÓRDENES / DECRETOS / REALES DECRETOS y las que me quedan
  • Resumir mil folios en #loquetedetiempoaescribirendoshoras 

...y muchas cosas más que no pienso poner porque haría que quisierais iros directamente a dormir y que mañana fuera otro día.... 

¿Vosotros creéis que yo me quejo de que estoy siempre cansado porque sí?

Pero es que pasan los días y se que me echáis de menos (aunque no tanto como yo a vosotros), así que ahí lo tenéis, un post para que no os olvidéis de mi.

Besotesssss :-*****


martes, 4 de octubre de 2016

¡Ahora sí, que sí!

Vale, tengo que reconocerlo, estos días estaba de broma. Decía que había empezado la dieta y bueno... Era un poco "de mentiras", jajaja. La boda ya pasó (gracias papá por esa camisa XL, si no hubiera sido por ti, habría tenido que pedir finalmente el saco) y ahora ya no tengo ansiedad por entrar en el estrecho traje.

Como buena persona de este mundo, he retomado la fantástica y maravillosa costumbre de ir al gimnasio (que aunque me da una pereza negra) una vez que estoy allí me encanta y hasta disfruto (si madre, has leído bien).

Además de todos estas novedades, como no, estoy haciendo ejercicios mentales para #noestresarme por el aire que respiro en general, porque tengo una facilidad pasmosa, pero no os preocupéis, estoy trabajando en ello. Tengo el objetivo claro y aunque me zarandeen o me empujen, me levantaré y volveré a seguir mi camino. Palabra de Mr. Horrible.

Así que aquí me tenéis, llenando (y vaciando porque ya me he instalado XD, soy rápido para lo que quiero) cajas y cajas con portafotos, libros, cargadores varios (¡¡¡mira que tengo cachaaaarros!!!), "Thermomixes" de juguete y diversos iconos que me representan, para darle un toque personal al nuevo hogar de Mr. Horrible. 

Después de haber intentado quedar con unos y con otros antes de irme (como si me fuera a la guerra y sólo voy a estar exactamente a 91,2 kilómetros de distancia, pero ya me conocéis, lo que me gusta un drama) sólo he recibido palabras de ánimo y aliento para ayudarme en esta nueva etapa que comienzo en mi vida.

Quizás algunos seáis nuevos y no lo sepáis. Probablemente otros estaréis haaaartos de leerme una y otra vez, pero por si acaso lo vuelvo a explicar. Amig@s, comienzo la andadura opositora que todo maestro debe hacer por lo menos una vez en la vida (luego después ya veremos si lloramos o nos dedicamos a otra cosa). El caso es que el viernes pasado tras la primera toma de contacto con este mundo solo podía pensar en monos con platillos y levantarme de esa silla y salir corriendo de aquella habitación del terror

Ansiedad, angustia, miedo, horror, pánico, locura... Y un sinfín de adjetivos que podría dejar escritos aquí para lo posteridad y que no pienso hacer, porque eso sólo fue el viernes y ya se me ha pasado (hasta este viernes que me toca otra vez y volveremos a llorar) #esbroma, seré fuerte y constante, lo prometo.

Total, que aquí estoy otra vez en mi adorada Albacete que tantas cosas buenas me ha dado (y algún que otro disgusto también pero eso se olvida pronto), adaptándome a cosas nuevas (y otras no tanto, ejem, ejem) y muy contento y con ilusión para afrontar esta nueva etapa.

Por cierto, el otro día me enteré de que voy a tener un canal de YouTube con mi media naranja virtual, porque sentimental no puede ser, pero no importa, con eso me conformo. Así que me quedé estupefacto porque no me pareció para nada descabellado. Es más, llevamos taaaaanto tiempo diciéndolo en plan 'tontería' que sería para matarnos si no lo acabamos haciendo, así que amig@s, poco a poco y paso a paso, que Mr. Horrible está despegando otra vez.

¡Aaaaaadiós! :)

martes, 13 de septiembre de 2016

Confesiones nocturas

Aquí estoy, una vez más, como prometí. Es la 1:52 de la madrugada y después de llevar un rato en la cama sin conseguir dormirme no he encontrado la mejor manera de ocupar el tiempo. Hoy ha comenzado el curso oficialmente y los pequeñuelos me han agotado por completo (aunque yo estoy encantado) porque los adoro y punto.

Tengo la cabeza como un bombo, son demasiadas cosas quizás... Quién sabe. Hace un rato terminé de ver Juego de Tronos, una tontería pensaréis algunos, pero para mi ha sido muy especial e intenso. Ver 60 capítulos en mes y medio, compatibilizando agendas, horarios de trabajo y zampando como si no hubiera un mañana, son cosas que unen (y mucho). Me ha gustado eso de compartir serie con alguien. Ser capaz de esperar a que el otro pueda tener un rato disponible para ver un par de capítulos (u tres), tener el valor de confesar que #haspecado y no has podido remediar ver algún capítulo que otro tu solo, engullir cantidades ingentes de comida basura visualizando horas y horas seguidas de una historia épica, ficticia, inventada pero no muy alejada de la actual realidad, centrada en unos pocos luchando por el poder sin pensar en la base de la pirámide (excepto unos pocos, que siempre los hay) intentado contra viento y marea obtener una igualdad posible y no tan lejana... ¡Fin! No creáis que voy a hacer spolier, no soy de esos. Tampoco os voy a obligar a verla, es una serie sin más. Algo que nos transporta un poco lejos de la realidad, la rutina, el día a día, los problemas personales, el trabajo y nos hace pasar un buen rato imaginando que somos ella volando sobre un dragon sintiendo el viento en la cara (ups, sorry) #nopuedoremediarlo.

Por otro lado (y cambiando radicalmente de tema) debo deciros que voy teniendo más propósitos (del post anterior) un poco más claros. Sigo #onfire con la dieta porque si no, amigos y amigas, me tendré que poner un saco de patatas con una tomiza (podéis buscar el significado en google, #denada) a la cintura el día de la gran boda del año. Me quedan 15 días para bajar por lo menos una talla y no lo veo imposible si me dedico a cenar agua todas las noches. Hace un año, comer era precisamente una de las cosas que menos me preocupaban. Hay que ver el capricho de los cuerpos, como cambia el cuento de la noche a la mañana. A día de hoy no he conseguido aún encontrar un equilibrio en cuanto a mi talla se refiere, pero tampoco me preocupa excesivamente (lo único que me preocupa es el cash del que dispongo para comprar nuevos y más amplios trapos) así que amigas, cerramos un poco el pico y listo.

Hoy sin ir más lejos he abandonado esas cenas recubiertas de oro líquido, de ese que se agarra como una lapa a nuestras arterias poco a poco, hasta que llegas a la edad de un prejubilado (donde se supone que empieza lo mejor de la vida) y ¡zas!, fuera la sal, fuera la cerveza #never, fuera el fumar, fuera las grasas trans, y fuera la vida en general, así que poco a poco iremos quitando cosas, pero sin agobiar, para que luego no sea tan traumático, ¿vale? Poco a poco.

Es un placer para mi informarles de que, ¡chan! ¡chan! ¡chaaaan! No me han dado plaza en la University de Harvarcete, pero no importa porque voy cuesta abajo, de culo y sin frenos, a mi nadie me para. Después de verme negro para encontrar piso bonito/en buena zona/asequible to my purse/y con buena compañia #todoesimportante, no podía perder esta oportunidad y sigo trasladándome a la city pero con otro objetivo.

He descubierto que el miedo que tenia a enfrentarme a algo no es comparable al miedo que puedes sentir a no ser capaz de hacer algo, así que Mr. Horrible se lía la manta a la cabeza (o al cuerpo porque no subestiméis a Albacete, hace un frío de cojones) y se lanza a la maravillosa aventura de las oposiciones hermanos y hermanas. "¡Oh pobrecito!" diréis algunos, ¡Ole tu c*** moreno! pensaréis otros en voz baja, y yo no pienso. Simplemente me dejo llevar porque no quiero que nada ni nadie me pare en el duro camino de conseguir mi objetivo de vida. 

Total, que he decidido escribir este rápido y poco extenso post porque una #fanfatal (que me encanta) me ha pedido #postYA y chata, que quieres que te diga, a eso no puede negarse uno. No puedo decirle que no a alguien que empleará su tiempo en leer este conjunto de palabras #sinsentido que le salen a uno por falta de sueño a horas intempestivas de la noche.

Así que después de eso se me ha quedado el #celebroseco y no puedo mas #cortoycambio.

¡Os adoro!